Maroto Tontolnabo – Por qué Maroto tiene que pedir perdón al vecindario de origen magrebí

O deshaciendo las mentiras con que Maroto difama al vecindario magrebí

Maroto Tontolnabo!
[Aquí incluimos una copia del archivo que se puede encontrar aquí, entre otros sitios: http://muybastos.com/2014/12/09/por-que-maroto-tiene-que-pedir-perdon-al-vecindario-de-origen-magrebi-from-maroto-tontolnabo/

También queremos pedir disculpas si faltan imágenes o esta un poco las lineas en mal sitio. Es cosa de wordpress, que le cuesta copiar las cosas]

Índice

Por qué Maroto tiene que pedir perdón al vecindario de origen magrebí

Introducción.

Porque les ha utilizado como si fueran una colilla con la que prender una mecha.

Documentos municipales que desmienten a Maroto.

La estrategia de Maroto no es sino aplicar el “manual básico de la manipulación desinformativa” 

Las manipulaciones de datos, falsedades y omisiones de Maroto con las que construye sus mentiras sobre el vecindario vitoriano de origen magrebí.

1.- Las falsedades y mentiras sobre el número de perceptores y las cuantías percibidas.

2.-Los datos que prefiere ignorar… porque desmienten sus teorías xenófobas. Han venido a trabajar y han estado trabajando, hasta que les han echado al paro.

3.-Porque en su cruzada xenófobo-electoralista llega hasta ocultar la verdad al fiscal jefe sobre los datos del denominado “efecto llamada”.

4.-No hay “efecto llamada”, sino un panorama socioeconómico en Araba para salir corriendo; ¿habrá que llamarlo “efecto huída”?.

Algunas breves conclusiones.

 

 

 

 

Introducción

Sabemos que aunque lo que más atención mediática está capitalizando sea el componente xenófobo, racista y electoralista de las declaraciones de Maroto, su
objetivo de fondo es clasista: recortar los derechos y percepciones económicas de buena parte de la gente con menos recursos, vía endurecimiento de la RGI. Pero para disfrazar ese objetivo ha utilizado un fuego de distracción, que ha encendido usando la mecha de sus insultos xenófobos contra el colectivo magrebí. Tamaña indecencia humana y política merece una respuesta popular que haga comprender a Maroto (y a todos los tentados de utilizar estrategias tan rastreras) que insultar y denigrar xenófobamente no sólo no le es rentable electoralmente, sino que en Gasteiz esas actuaciones se le hacen pagar al político que las comete. En ello anda ya Gora Gasteiz! y colaborar con ese objetivo común es el sentido de estas líneas, que se centran en dar respuestas a una pregunta muy sencilla: ¿Por qué Maroto tiene que pedir perdón al vecindario de origen magrebí?

Pero antes de entrar en materia queremos comentar algunas cuestiones más.

Para empezar, el tono de este escrito. Dejamos visible en comentarios y calificativos la repugnancia que nos produce el vergonzante y xenófobo proceder de Maroto, pues son ya demasiados meses los que lleva denigrando al vecindario de origen magrebí (muy presente entre el vecindario del Casco) como para abstenernos de adjudicarle los calificativos que creemos se merece. Aunque eso sí, intentando que nuestras afirmaciones sean siempre respaldadas por la contundencia de los datos, esos que tanto reclama él, y tan poco ofrece. En esa línea de datos contundentes, hemos hecho un esfuerzo por acudir a fuentes poco cuestionables por Maroto y a las que podría haber acudido si hubiera tenido voluntad de conocer la realidad: informes y estudios municipales y de diferentes departamentos y ministerios del Gobierno central.
Este documento no está destinado a quien parte de prejuicios xenófobos, sino a quien busca datos de contraste y herramientas para desactivar las falsedades que Maroto se empeña en difundir cada vez con más despliegue y cobertura de medios. Es por lo que
os pedimos a todas y todos que nos ayudéis en su difusión, a ver si a través de nuestras redes populares y alternativas conseguimos romper en parte el bloqueo al que se somete en los foros mediáticos toda información que deshaga la campaña impulsada por el PP alavés principalmente. Nos hemos querido centrar en algunas de las principales razones por las que habría que exigir a Maroto que pida públicamente perdón a la población magrebí, pues queremos poner de nuevo el acento en hacer llegar nuestra solidaridad a nuestras numerosas vecinas magrebíes del Casco, que son quienes están padeciendo las consecuencias directas de la xenofobia social a la que ha dado carta de legitimidad Maroto. A intentar desagraviarlas en lo posible y a mandarles ánimos dedicamos estas líneas. Pero nos parece que la petición pública de perdón y el desagravio popular a esta parte del vecindario vitoriano debería ser uno de los principales objetivos. Finalmente, introducimos una cuestión que creemos que también ha pasado desapercibida en todo este debate: que a Maroto le es imprescindible hablar del “efecto llamada” para camuflar una realidad muy cruel, y a la que dan consistencia los datos: que tanto en Gasteiz como en Araba, en los últimos años, con gobierno municipal, provincial y estatal del PP, en las cuestiones sociales, laborales y económicas y en comparación con el resto de provincias vascas, hay muchas más razones para el “efecto huída” , es decir, salir corriendo. Si para hacer frente a la xenofobia y racismo de Maroto nos corresponde apoyar y reforzar a Gora Gasteiz!, en las cuestiones sociales señaladas lo mismo habrá que plantearse el apoyo de iniciativas como la Plataforma por los Derechos Sociales que para ello trabaja en Gasteiz. Participando en las propuestas de todas ellas nos encontraremos que, a la vista está, hay mucho trabajo por hacer para construir la Gasteiz que nos haga sentirnos orgullosas de ser gasteiztarras. Ah, y aclarar que la mayoría de los destacados en negrilla, son nuestros.

 

Porque les ha utilizado como si fueran una colilla con la que prender una mecha

 

Podríamos empezar por decir algo tan obvio como que porque con sus mentiras (como se va a demostrar a lo largo de este documento) ha hecho mucho daño en su dignidad personal y colectiva a varios miles de personas que forman el colectivo de vecindario vitoriano de origen magrebí. Pero Javier Maroto nos ha demostrado claramente que lejos de primar en ser alcalde de la población vitoriana (haya nacido donde haya nacido) ha primado en hacer carrera política, y se ha comportado como un político en busca del voto fácil sin escrúpulos, poniendo en el ojo del huracán a un colectivo que no tiene derecho a votar, ni los medios económicos, políticos y sociales necesarios para contrarrestar la campaña populista y xenófoba de Maroto. Para alcanzar esos rastreros objetivos electorales Maroto ha elegido encender la mecha social mintiendo y denigrando a todo un colectivo vecinal, sabiendo la peligrosa repercusión que eso podía causar en la convivencia vecinal. Y así lo han señalado las trabajadoras y trabajadores del Servicio de Inserción del propio Ayuntamiento: Nos hemos visto en la obligación de llamar la atención sobre la irresponsabilidad de las afirmaciones que en ella se vierten así como sobre el lenguaje utilizado, altamente denigrante además de incendiario. Porque denigrar a todo un colectivo al que se señala por su origen, raza o creencia, es la definición de xenofobia y racismo, y es lo que él ha hecho repetidamente con el vecindario vitoriano de origen magrebí, como lo demuestra esta recopilación para nada exhaustiva de sus declaraciones xenófobas:

16 de julio
Maroto: “Los inmigrantes magrebíes vienen a vivir de las ayudas sociales”
http://www.eldiario.es/norte/euskadi/sociedad/oposicion-alcalde-Marotopartidista-inmigracion_0_282072027.html 5 5

23 de julio
Maroto insiste: “La mayoría de argelinos y marroquíes viven de los sistemas
de prestaciones sociales”
http://www.noticiasdealava.com/2014/07/23/araba/maroto-insiste-la-mayoriade-argelinos-y-marroquies-viven-de-los-sistemas-de-prestaciones-sociales

5 de agosto
Javier Maroto: “Marroquíes y argelinos viven de ayudas que pagamos todos”
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/08/05/paisvasco/1407242033_777288.html

6 de agosto
Maroto:”No me arrepiento; el 70 por ciento de los argelinos y magrebíes viven
de las ayudas sociales”
http://www.cadenaser.com/euskadi/articulo/maroto-arrepiento-ciento-argelinosmagrebies-viven-ayudas-sociales/csrcsrpor/20140806csrcsreus_9/Tes

27 de octubre
En privado, Javier Maroto (Vitoria, 1972) admite estar pasando su peor momento político por el apelativo extendido de «racista» que le ha generado su cruzada contra los «abusos» de inmigrantes en las ayudas sociales. En concreto, acusa a «marroquíes y argelinos» de vivir del sistema sin querer trabajar.
http://www.abc.es/espana/20141027/abci-javier-maroto-entrevista-
201410271116.html

29 de octubre
Asimismo, ha reiterado que “es verdad que hay algunas nacionalidades donde esto se produce de una forma más evidente” como entre marroquíes y argelinos “principalmente, que tienen un porcentaje altísimo de dependencia a las ayudas sociales”
http://www.elcorreo.com/alava/sociedad/201410/29/maroto-insiste-recogerfirmas-20141029175237.html
13 de noviembre
El alcalde de Vitoria se ratifica ante el fiscal en sus argumentos de que una mayoría de los magrebíes asentados en Euskadi vive de las ayudas sociales, mientras SOS Racismo le recibe a las puertas del Palacio de Justicia de Bilbao con gritos de “racista” y “sinvergüenza”
http://www.elcorreo.com/alava/sociedad/201411/13/arranca-declaracion-marotoante-20141113082951.html

 

Podríamos argumentar también (y así lo hacemos), porque con esas declaraciones y
campaña se cisca en la Declaración Institucional que con motivo del Día Internacional contra el Racismo y la Xenofobia realizó el Parlamento Vasco (al que además pertenece como diputado) en marzo de 2011 y que, entre otros, recoge estos puntos 4 y 5.

  1. En el contexto de crisis económica que padecemos, asistimos con preocupación al
    aumento y extensión de prejuicios y estereotipos que vinculan, en 6 6
    generalizaciones injustas e indebidas, el fenómeno de la inmigración con distintas
    problemáticas de carácter social. Estos prejuicios son el caldo de cultivo para las
    actitudes racistas, xenófobas y excluyentes, auténticas fallas de ruptura de la
    convivencia. Queremos combatirlos con decisión, porque en ello nos jugamos el
    futuro de una sociedad vasca cohesionada en igualdad.
  2.   Somos conscientes de la responsabilidad de los partidos políticos en la generación
    de discursos y climas sociales. Queremos hacer uso de esa capacidad para alentar
    la convivencia y la inclusión, y para rechazar con contundencia el racismo y la
    xenofobia. Deseamos ejercer una labor de pedagogía ciudadana sobre las
    transformaciones sociales a las que asistimos. Por esta razón, y muy especialmente
    de cara al periodo previo a las elecciones municipales y forales, nos
    comprometemos a que por encima de nuestras legítimas diferencias políticas,
    conduciremos con la máxima responsabilidad los discursos públicos,
    orientándolos a la creación de un clima de igualdad, convivencia y respeto entre
    todas las personas que compartimos la condición de vecinos y vecinas de los
    barrios, pueblos y ciudades de Euskadi.
    En Vitoria-Gasteiz, a 17 de Marzo de 2011.
    http://www.legebiltzarra.eus/es/contenido/declaracion-institucional-con-motivo-deldia-internacional-contra-el-racismo-y-la-xenofobi

 

Pero, como ya ha quedado anunciado, este documento se va a centrar en otra de las principales razones para que Maroto tenga que pedir perdón a la vecindad vitoriana de origen magrebí: que lo que ha dicho sobre ella NO ES VERDAD. Más claro aún, ES MENTIRA, y además el propio Maroto lo sabe desde el principio, como vamos a demostrar.

 

Documentos municipales que desmienten a Maroto

 

Cuando decimos que lo que dice Maroto no es verdad y que él lo sabe, nos basamos en algo tan sencillo como que, tanto antes de sus declaraciones como posteriormente, ha habido documentos, informes y declaraciones de personal municipal que trabaja o investiga la cuestión, que han dicho todo lo contrario a lo que él sustenta. Veamos algunos casos.

1.- El informe del síndico municipal de enero de 2011

Con fecha 31 de enero de 2011 el anterior Síndico Defensor vecinal delAyuntamiento de Vitoria Gasteiz firmaba un informe titulado “Informe y recomendación relativa al Sistema de Ayudas Sociales y su gestión por el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz” Las razones de la elaboración de este informe las explicaba el propio Síndico en su introducción:
Durante los últimos meses hemos recibido repetidas indicaciones, algunas personales y otras anónimas, en las que se planteaba una crítica general contra el sistema de ayudas sociales que reciben las personas inmigrantes. Esas opiniones –fundadas o no- merecen ser contestadas con una explicación aclaratoria que permita explicar el sentido, fundamento y problemas de nuestro sistema de ayudas sociales que se funda, por un lado en razones de justicia y
por otro lado también en razones de cohesión y paz social.

 
En su informe el Síndico daba datos contundentes que indican justo lo contrario de lo que afirma Maroto; éste dice que los inmigrantes magrebíes vienen a vivir de las ayudas sociales y el Sindico lo que afirma es:
Es decir, las personas extranjeras aportan –en términos generales, y en contra de cierto prejuicio social- más de los que gastan y en una cantidad que casi duplica a la contribución media de los autóctonos. Su presencia entre nosotros no es solamente un ejercicio de solidaridad y de apertura cultural sino que es además un negocio rentable, en términos fiscales y macroeconómicos.
En la misma línea el Síndico desmontaba dos de los prejuicios existentes contra la población de origen inmigrante, prejuicios de los que el propio Maroto ha hecho gala en su denigrar al vecindario de origen magrebí. Por un lado, el “efecto llamada”:
Según datos del INE 2009, la presión migratoria (porcentaje de extranjeros
sobre el total de la población) en Araba es del 8,3%, un punto inferior a la de
Burgos (9,2%), tres inferior a la de Navarra (11,2%) y 6 puntos inferior a la de
La Rioja (14,6%). Son provincias limítrofes con una cobertura económica de sus
políticas sociales significativamente menor a la nuestra (excepto Navarra) y que
aún así mantiene tasas de inmigración mayores. Este dato cuestiona seriamente el efecto llamada de las políticas sociales de la CAV; Y es que las personas extranjeras se mueven primordialmente a zonas donde tiene mayores posibilidades de trabajar, y no tanto a zonas con mayor cobertura de prestaciones sociales.

 

El otro prejuicio que deshacía el Síndico en su informe es el de que los inmigrantes vengan a vivir de las ayudas sin ninguna voluntad de trabajar:
En contra del prejuicio dominante es curioso señalar que las personas de nacionalidad extranjera en edad de trabajar abandonan antes las prestaciones sociales que las de nacionalidad española. El 52,6 % de los/as extranjeros/as y que percibieron RGI ó AES en el año 2005, cuatro años después (en 2009) ya no percibían ayudas. Sin embargo, tratándose de las personas de nacionalidad española, dejaron de percibir prestaciones en el mismo período el 46,3%.

Tras ello, el informe del Síndico destacaba otra cuestión importante: quienes atendiendo sólo al aspecto económico presentan las ayudas sociales como un “gasto inasumible”, por desconocimiento o manipulación, obvian otros datos del aspecto económico de las ayudas sociales:
Para que el conocimiento del sistema sea completo es preciso tomar conciencia del efecto retorno que este tipo de recursos económicos tienen sobre la actividad económica general. Según un estudio realizado por la UPV-EHU para la Diputación Foral de Guipúzcoa en torno al impacto económico del gasto social, de cada euro de gasto en política social genera casi 44 céntimos de recaudación.
La tasa de retorno media es del 44,0 %. De estos 44 céntimos.
– 27 son de impuestos generales (IRPF, IVA…)
– 17 restantes de cotizaciones sociales.
Además, el gasto en política social crea 25 empleos por millón (la media de los sectores de actividad es de 17 empleos) y cada euro de gasto social genera 1, 02 euros de renta para cada persona residente.

2. Que la verdad, no te estropee tu estrategia electoral. O cómo manipular la información menospreciando el trabajo del personal municipal del ramo.

 

Maroto podía haber argumentado que sus insultos iniciales habían sido una equivocación, un exceso inaceptable (mucho más en un cargo político como él), haber pedido perdón a la población magrebí, e incluso buscar alguna manera de resarcirla por los agravios… pero cuando lo que interesa es conseguir votos a toda costa, la objetividad, los principios y la vergüenza, pasan a un segundo o tercer plano. Esa vergüenza que Maroto demuestra no tener es la que sus declaraciones crearon entre las trabajadoras y trabajadores del Servicio de Inserción del propio Ayuntamiento:
Como profesionales al Servicio del Ayuntamiento y, por ende, al servicio de la ciudadanía de Vitoria, nos avergonzamos de este tipo de discursos en los que tanto nuestro trabajo como nuestro criterio profesional en orden a la convivencia, se ven sometidos a la presión de tener que salir de nuestro quehacer para desmentir los errores y las distorsiones hechas intencionadamente por aquel que nos representa. Apelamos al conjunto de representantes políticos para poner coto dentro de su propio ámbito a la propagación de prejuicios y estereotipos fundamentados en información sesgada y que obedece a fines electoralistas.

3. Cuando el nuevo Síndico municipal debe salir también a cuestionar a Maroto

 

Tan evidente es la sucia maniobra xenófobo-electoralista de Maroto que el propio actual Síndico municipal no tiene más opción que señalarlo. Así cuando en una entrevista en euskera le preguntan si cree que las declaraciones de Maroto y otros mandatarios del PP 9 9 han sido improvisadas o responden a una estrategia calculada y por qué han puesto en el punto de mira sólo a la población árabe exculpando expresamente a la latinoamericana, el Sindico Martin Gartzinadia contesta:
Yo no sé cuál es el objetivo de esas declaraciones, pero es verdad que en Gasteiz estos temas siempre salen cuando están próximas las elecciones. En las elecciones de 2011 fue el conflicto con el proyecto de mezquita en Zaramaga, y ahora, en cambio, los magrebíes y las ayudas. Por lo que respecta a la diferenciación por el lugar de nacimiento de unos y otros, no hay que perder de vista que los latinoamericanos tienen muchas más facilidades para conseguir la nacionalidad española. Así, con una estancia de dos años como inmigrantes regular, pueden comenzar el proceso, mientras que los magrebíes necesitan diez años. Una vez conseguida la nacionalidad, claro, puede votar como cualquier otro ciudadano vasco, incluidas las elecciones municipales. En los últimos años bastantes extranjeros han conseguido la nacionalidad en la
Comunidad Autónoma Vasca, y de ellos el 60-70% son latinos. http://www.naiz.eus/eu/hemeroteca/gaur8/editions/gaur8_2014-10-11-07-
00/hemeroteca_articles/datuek-hankaz-gora-jartzen-dituzte-aurreiritzixenofoboak-gasteizen (GAUR8 2014-10-11)

 

Y el Síndico municipal añade toda una lección de civilidad, humanidad y sentido común:
Hay que recordar que antes de comenzar la crisis hace escasamente siete años, la tasa de paro en la CAPV era del 3-4%, casi estábamos en pleno empleo, y entonces también vivían entre nosotros 100.000 inmigrantes. Eran los que entonces construían nuestras casas, cuidaban nuestros abuelos y abuelas… no podemos dejarlos ahora abandonados en la calle.

 

La estrategia de Maroto no es sino aplicar el “manual básico de la manipulación
desinformativa”

Si Maroto, como cabe esperar de un alcalde, tuviera la mínima decencia necesaria, habría tenido en cuenta los argumentos, datos y análisis de las personas del Ayuntamiento (que son las que conocen o han estudiado directamente la realidad de la ayudas y de la población de origen inmigrante), insistimos, habría tenido que salir ya hace mucho pidiendo públicamente perdón a la población magrebí, reconociendo que se había dejado llevar por estereotipos, falsos mitos y bulos, y presentando sus excusas, a la par que buscando alguna forma con la que intentar resarcirles del grave problema social que han creado sus declaraciones xenófobas.

Pero ese tipo de alcalde decente no es Maroto. Maroto ya sabía que lo que decía no era verdad. Por eso no ha hecho ningún caso a los informes y a las personas expertas del propio Ayuntamiento. Es más, como luego veremos con detenimiento, se está dedicando a retorcer datos para intentar que avalen sus falsedades. Pero para ello, no sólo tiene que maquillar datos, sino que tiene que omitir otros numerosísimos datos y aspectos que dejan en evidencia sus mentiras. Y no puede alegar desconocimiento, porque no es que sean datos ocultos o de difícil obtención, son datos públicos de fuentes oficiales que podría haber obtenido como lo hemos hecho nosotras.

La estrategia comunicativa llevada a cabo por Maroto es digna de figurar en cualquier “manual básico de la manipulación desinfomativa”, y aplicable por lo tanto a muchos otros temas. Se trata de centrarse en sólo un aspecto puntual de los datos, retorcer su lectura de forma que se adapte al mensaje populista que se pretende, obviando el resto de aspectos que explican esa situación y que desmentirían el mensaje populista. Quizá con otro ejemplo lo entenderemos mejor.

Supongamos que Maroto estuviera planteándose su salto a Madrid (lo que sus numerosos viajes a la capital del reino y sus apariciones televisivas no parecen desmentir) y que pidiera a su equipo asesor de campañas que le diseñara una estrategia para conseguir votos fáciles, en plan mensaje populista. Pues bien, teniendo en cuenta que hay muchos más potenciales votantes entre la población pensionista que entre la juventud (y más para un partido conservador como el suyo), probablemente una de las ideas que le plantearían sería la de aumentar las pensiones utilizando para ello el dinero destinado a mantener a una juventud vaga y malcriada que no quiere trabajar (que se retiren carnets jóvenes, becas, programas juveniles, RGI sin trabajar, ayudas de alquiler y otras facilidades presupuestadas a la juventud)

Como elemento central para esa estrategia necesitaría una campaña basada en denigrar a la juventud y poner al resto de la sociedad en su contra: “la mayoría de jóvenes no trabaja, ni ha trabajado nunca, ni se plantea trabajar porque vive muy cómoda chantajeando emocionalmente (cuando no agrediendo físicamente) a unos progenitores a los que esquilma sus ahorros de toda la vida para derrocharlos ellos en botellones, teléfonos de última generación y otros caprichos”.
Para “demostrar la veracidad” de esas afirmaciones utilizaría algunos datos ciertos, pero en abstracto (esto es, sin preguntarse por sus causas y enfocándolos a la lectura manipulada que pretende): el 56% de los jóvenes españoles está en paro; la juventud española cada vez se independiza a mayor edad; aumenta el número de casos de 11 1 1 maltrato de hijos a padres… a los que, para terminar de esbozar la imagen que pretende, uniría las “alarmantes noticias” sobre botellones, jóvenes borrachos y drogados por las calles, violencia y delincuencia juvenil. Para coronar la campaña, otra idea fuerza: “yo digo lo que nadie se atreve, que en nuestra sociedad la juventud está sobrevalorada y que ya vale de mimarla y consentirla y dedicar esos esfuerzos y atenciones a quienes realmente los merecen, nuestros pensionistas”.

Por supuesto, nada de analizar por qué el paro juvenil es mucho mayor en el Estado español (sólo por detrás del griego en Europa); ni tener en cuenta que esa juventud tan vaga es la que más estudios ha realizado en la historia (así como cursos de preparación laboral o prácticas laborales no retribuidas…). Que no es que no quiera trabajar, sino que no tiene dónde. Que no es que quiera vivir a costa de sus padres/madres, sino que sin trabajo no puede independizarse ni formar familia propia, y que aunque es preocupante que la violencia de hijos/as a padres/madres aumente, no es algo que defina a la juventud, pues no sucede ni en un 1% de casos… Todo eso no importa (bueno, importa que no se hable de ello), lo que importa es que hemos inventado una realidad que partiendo de un dato real descontextualizado, aliñado con tremendismo, falsedades y medias verdades… nos va a dar un montón de votos en las próximas elecciones y permite que llevemos meses hablando de nuestra propuesta, y no de los incumplimientos de la legislatura. Un chollo.

Es evidente el paralelismo, ¿verdad? Porque poco más o menos eso es lo que ha hecho Maroto con su campaña xenófoba contra la población magrebí., como ya entramos a ver.

Las manipulaciones de datos, falsedades y omisiones de Maroto con las que construye sus mentiras sobre el vecindario vitoriano de origen magrebí.

1.- Las falsedades y mentiras sobre el número de perceptores y las cuantías
percibidas

¿Cuál es la “información sesgada y que obedece a fines electoralistas” a la que antes hemos visto que hacían referencia las trabajadoras y trabajadores sociales?: los datos que aportó Maroto y según los cuales pretendidamente se demostraban sus afirmaciones. Su mensaje nos decía que “una mayoría de algunas colectividades de marroquíes y argelinos viven en nuestra tierra especialmente de los servicios sociales que pagamos entre todos”. http://www.eldiario.es/norte/euskadi/Maroto-marroquies-argelinos-serviciossociales_0_289071420.html (Diario Norte 05-08-2014)
Y los “datos” que, en una hoja sin membrete municipal ni nada llegó a estar colgada en el “buzón ciudadano” de las web municipal son lo que aparecen en la siguiente tabla:

Nacionalidad Personasempadronadas01/01/2010 Personasempadronadas01/01/2011 Personasempadronadas01/01/2012 Personasempadronadas01/01/2013 Personasempadronadas01/01/2014 Personasempadronadas16/05/2014 % de personas atendidas con respecto de las empadronadas a fecha 16 05/2014
MARRUECOS 3.593 3.799 4.165 3.830 3.786 3.780 59,0%
ARGELIA 2.005 2.217 2.338 2.076 1.915 1.858 56,8%
COLOMBIA 3.046 2.885 2.587 2.267 1.758 1.539 24,3%
PAKISTAN 718 1.142 1.504 1.379 1.282 1.350 38,9%
RUMANIA 1.347 1.252 1.355 1.207 1.194 1.232 29,5%
NIGERIA 479 604 787 868 1.145 1.290 72,6%
PORTUGAL 1.544 1.165 1.169 945 912 912 15,6%
PARAGUAY 922 999 1.005 919 855 842 23.2%
CHINA 645 676 787 829 811 834 3,4%
BRASIL 1.093 1.029 993 860 793 741 32,8%
RF.P DOMINI. 477 503 540 539 552 519 41,0%
BOLIVIA 615 606 605 590 525 486 40,3%
ECUADOR 1.038 947 744 611 476 435 27,1%
PERÚ 453 480 463 427 376 340 24,7%
SENEGAL 255 288 334 350 367 350 56,3%
OTRAS NACIO. 5.676 5.569 5.877 5.530 5.397 5.356 33,02%
ESPAÑA 215.455 216.419 218.045 218.920 220.780 221.997 7,8%
TOTAL 239.361 240.580 243.298 242.147 242.924 243.861 10,7%

 

 

 

Pero esos datos lo que demuestran es, por un lado, que el efecto llamada del que habla Maroto es absolutamente falso, ya que se comprueba cómo el número de personas empadronas de nacionalidad marroquí y argelina viene descendiendo desde enero de 2012 reduciéndose en un 13,3% en ese periodo (de 4.165 a 3.780 en marroquíes y de 2.338 a 1.858 en argelinos). Pero es que además, esos datos no reflejaban lo que Maroto afirmaba en los medios:

Además, ha insistido en que lo que él ha dicho es que “en algunas nacionalidades, argelinos y marroquíes principalmente, hay una inmensa mayoría que viven de las prestaciones sociales en unos niveles que en algunos casos superan el 60%”
http://www.elcorreo.com/alava/sociedad/201407/23/maroto-paso-atras-reafirma-
20140723151330.html (El Correo 23-07-2014)
Lo que reflejan esos datos es el % de “personas atendidas en los servicios sociales de base”. Pero es muy distinto recibir atención de los servicios sociales que recibir ayudas económicas de ellos y vivir de esas ayudas económicas. Según la deducción (falsa) a la que nos quiere llevar Maroto, todas ellas o la mayoría habrían recibido ayudas económicas… y evidentemente no es así, porque la atención de los Servicios Sociales no se dedica en exclusiva, ni se centra mayoritariamente en las ayudas económicas, trampa en la que nos quiere hacer caer Maroto.

Fue el dato que le sirvió para poner en el disparadero a la población magrebí y avivar el sentimiento de xenofobia entre la población autóctona. Pero él sabía que era un dato débil que pronto perdería peso, pues los servicios municipales no son los que se encargan de otorgar la principal ayuda económica (la Renta de Garantía de Ingresos RGI), y por eso rápidamente comenzó a declarar que había pedido al Gobierno Vasco los datos sobre perceptores de la RGI, hecho que en sí mismo suponía indirectamente reconocer que cuando hizo la acusación comentada no los conocía. Todo ello le era recriminado incluso por los medios de comunicación:
Maroto: “Los inmigrantes magrebíes vienen a vivir de las ayudas sociales” El alcalde popular Javier Maroto ha acusado al colectivo magrebí, sin aportar datos, de “vivir de las ayudas sociales” y de no tener interés en integrarse socialmente ni en trabajar. (…) Maroto ha añadido que en septiembre presentará los datos que está recabando su Gobierno y que confirman el fraude cometido por los inmigrantes. http://www.eldiario.es/norte/euskadi/sociedad/oposicion-alcalde-Marotopartidista-inmigracion_0_282072027.html (Diario Norte 16-07-2014)

Pero es que ahora, desde que a finales de octubre cuenta con los datos de perceptores de la RGI, está volviendo a repetir la jugada. Así, su actual discurso se “sustenta” en lo que podemos escuchar hasta por dos veces en la entrevista que le hicieron en el programa televisivo “La otra red”:
“El 60% de los de los marroquíes en Vitoria y el 64% de los argelinos en Vitoria tienen este ayuda [la RGI] que pagamos entre todos” (aproximadamente sobre el minuto 42 en la grabación)

“El 64% de esas mismas nacionalidades tienen una asignación mensual de entre
866 y 1.200 euros” (aproximadamente sobre el minuto 31)
http://www.cuatro.com/laotrared/2014/noviembre/19-11-
2014/red_2_1894755021.html

 

Y que es prácticamente lo mismo que repitió en todos los medios. Veamos otro ejemplo:
Maroto ha destacado en Espejo Público que el sólo se ha atrevido a denunciar un abuso en las ayudas y ha aportado los datos que tiene el Gobierno Vasco sobre las ayudas.”Según datos del Gobierno vasco 2 de cada 3 magrebíes viven de las ayudas sociales, el 64% del total”, comparte el alcalde. Sostiene que las ayudas van desde los 866 euros hasta los 1.200 en función del número de hijos.
http://www.antena3.com/noticias/espana/javier-maroto-estoy-abuso-ayudas-seaquien-sea-quien-cometa_2014111300079.html

 

Pues bien, no es verdad. Maroto intenta de nuevo engañarnos retorciendo datos para que pensemos algo distinto a la realidad. Quien quiera que lea o escuche lo anteriormente dicho deduce directamente que el 60% de marroquíes y el 64% de argelinos perciben la RGI, y sin embargo esos no son los datos del Gobierno Vasco, que en su contestación a Maroto le dice que (incluidos nacionalizados, que así lo pide Maroto) los perceptores vitorianos de RGI nacidos en Marruecos son 846 y nacidos en Argelia 581. Como resulta que según los datos del propio Ayuntamiento a 1 de enero de 2014 en Vitoria había 3.786 marroquíes y 1.915 argelinos, un sencillo cálculo nos da como resultado que el tanto por ciento de marroquíes que perciben la RGI no es del 60% como decía Maroto, sino del 22,3%, y los argelinos tampoco son el 64% sino el 30,3%, demostrando con ello lo mentirosón que es Maroto.

 

¿En qué consiste su nueva manipulación? En intentar igualar conceptos tan distintos como perceptores y beneficiarios. Al pedirle al G. Vasco los datos sobre 14 1 4 perceptores de RGI le dice que calcule cuánta familia tienen esos perceptores, y ese es el dato que utiliza Maroto: el de los perceptores más sus familias a los que denomina beneficiarios. Pero, claro, el común de los mortales cuando Maroto nos habla de beneficiarios, entendemos perceptores… y no es lo mismo. Es más, él mismo en su cruzada aunque al comienzo hablara de beneficiarios, paulatinamente va abandonando el matiz hasta que termina por declarar lo que ya hemos visto que dijo en Cuatro:
“El 64% de esas mismas nacionalidades tienen una asignación mensual de
entre 866 y 1.200 euros”

Y eso es una mayúscula mentira. Y él lo sabe. Pero aún hay más falsedades. La respuesta del G. Vasco a Maroto le dice que la cantidad media que perciben mensualmente los perceptores de RGI de origen marroquí es de 642,40 euros y la población de origen argelino es de 643, 21 ¿de dónde saca entonces Maroto los datos de que cobran entre 866 y 1.200 euros? Pues puede que de sumarle a las RGI el importe de las Prestaciones Complementarias de Vivienda (PCV). Pero entonces la falsedad es aún mayor. En primer lugar porque la contestación del G.Vasco a Maroto no recoge esta cuestión, algo de lo que el propio Maroto se queja:

El alcalde reclamó al Ejecutivo de Íñigo Urkullu que “nos aporte todos los datos que faltan, porque no nos han facilitado la información sobre la PCV”. (El Correo 24-10-2014, sin versión digital abierta)

En segundo lugar, porque el tope de esa ayuda es de 250 euros, y aun suponiendo que la recibieran todos los perceptores de RGI (algo que está muy lejos de la realidad, porque hasta el propio El Correo supone que más del 20% no la recibe), no hay forma de alcanzar las cifras de entre 866 y 1.200 que dice Maroto, y mucho menos cuando él vuelve a unirlas a beneficiarios y no a perceptores, sabiendo que las PCV sólo se pueden recibir una por vivienda.
Queda claro, Maroto manipula, retuerce y falsifica los datos hasta convertirlos en una gran mentira que se asemeje a “su verdad”, y lo hace de forma consciente y premeditada. Intenta engañarnos a todas para llevarnos hacia su campaña de xenofobia contra la población magrebí. Esa es la vergüenza de alcalde xenófobo y racista que tenemos. Pero lo suyo, desgraciadamente, no queda ni mucho menos ahí. Hay muchas más razones que demuestran sus falacia. Vamos a ellas.

2.-Los datos que prefiere ignorar… porque desmienten sus teorías xenófobas. Han
venido a trabajar y han estado trabajando, hasta que les han echado al paro

 

Maroto se aferra a los datos de perceptores de RGI de mediados de 2014, que como hemos visto retuerce y manipula para construir su mentira “mayoritariamente viven de las ayudas sociales”. Pero no se queda ahí. A cualquier persona sin prejuicios (o sin una estrategia electoralista) le preocuparía la situación de las personas (sean nacidas donde sean) que se ven abocadas a subsistir con ayudas, y se preguntaría por qué sucede eso y qué se puede hacer para intentar cambiar la situación. Pero Maroto, lejos de entrar en ese análisis, como todo buen xenófobo populista deduce directamente que son unos jetas que vienen a vivir del cuento

De nuevo hoy en Vitoria y en la cadena SER dice el alcalde Maroto que “una persona se baje de un autobús en nuestra ciudad, se apunte a un sistema de 15 1 5 ayudas sociales y se dedique toda su vida a vivir de eso simplemente no es tolerable”
http://www.cadenaser.com/euskadi/articulo/maroto-arrepiento-ciento-argelinosmagrebies-viven-ayudas-sociales/csrcsrpor/20140806csrcsreus_9/Tes (SER 06-08-2014)
Y ciego de esos prejuicios xenófobos, añade que, además, no tienen ninguna
intención de trabajar:
El alcalde de Vitoria, Javier Maroto, volvió a cargar tintas contra los colectivos
de inmigrantes. «Algunas nacionalidades en nuestra ciudad viven
principalmente de las ayudas sociales y no tienen ningún interés en trabajar o
integrarse», declaró el dirigente del PP y señaló «el escandaloso» caso de los
ciudadanos de origen argelino y marroquí que llegan al País Vasco.
http://www.elcorreo.com/bizkaia/sociedad/201407/16/alcalde-vitoria-acusa-alos-
20140715212643.html (El Correo 16-07-2014)

 

Si no fuera porque le guían los prejuicios y el electoralismo más obsceno, podía haber buscado datos (esos que para el caso del número de perceptores de RGI tanto solicita), que sin duda le hubieran ayudado a ver lo ciego y equivocado que está. Porque, por ejemplo, podía haber consultado el “Informe del Mercado de Trabajo de los Extranjeros 2008 (zona de competitividad Álava-País Vasco)”[1], elaborado por el Observatorio Ocupacional del Servicio Público Estatal de Álava y en él podría haber comprobado que en 2007 los contratos a marroquíes en Araba fueron 3.720 (un incremento del 35,27% con respecto a 2006 y para una población marroquí en total de 2.681 personas) y a argelinos 1.964 con un incremento del 44,62% (para un total de personas argelinas de 1.405), lo que deja bien a las claras queprácticamente toda la población magrebí en situación de trabajar (del total de población hay que restar menores, mayores de 65 y personas encargadas de los cuidados a menores y mayores), lo estaba haciendo, (en ese 2007 sólo había 179 marroquíes demandantes de empleo en paro y 111 argelinos), lo que desmiente con rotundidad la falsedad de Maroto de que vienen a vivir de las ayudas y no tienen voluntad de trabajar.
Si a Maroto sus prejuicios le dejaran razonar (prejuicios y razonamiento no pueden ir de la mano), el siguiente paso a pedirle perdón a la población a la que ha insultado y denigrado con sus mentiras, sería intentar preguntarse por qué de esa situación de2007 se ha pasado a la de 2014 en la que ha aumentado tanto el número de personas de origen magrebí que se ven condenadas a vivir de las ayudas. La respuesta parece fácil para cualquiera: eso que denominan “crisis económica” y que tanto ha sacudido atodas las poblaciones… pero no a todas por igual, Los datos lo corroboran así.

De los 179 marroquíes y 111 argelinos demandantes de empleo en paro que había en 2007 hemos pasado a primeros de 2012 a 1.476 marroquíes (multiplicándose nada más y nada menos que por 8,25, esto es, creciendo en un 725%) y los argelinos a 692 (incrementándose en un 523,4%), para una población marroquí que en ese mismo periodo no se había ni duplicado.1
Pero si a Maroto sus prejuicios no le permiten pensar y deducir él lo que cualquiera hubiéramos deducido, podía haber hecho el pequeño esfuerzo de consultar el trabajo de otros. Por ejemplo, del Observatorio Permanente de la Inmigración del Ministerio de Trabajo e Inmigración español, quien en su informe de 2010 “Inmigración y Mercado de Trabajo[2], afirma:
Los efectos de la crisis afectan a toda la población, pero, como en este informe mostraremos, la inmigrada los acusa de manera especial. Esta, como todas las crisis, daña más que a nadie a los sectores más vulnerables de la población, y entre estos se encuentran los inmigrantes. Quienes dependían de contratos temporales o trabajaban en sectores muy fluctuantes en materia de empleo, o tenían dificultades lingüísticas, de reciclaje formativo, de reconocimiento de títulos, etc., o su colchón social y familiar era más débil, son los sectores que sufren la crisis de forma más encarnizada.

Pero, claro, si Maroto hubiera leído este informe, ya desde su introducción se habría encontrado con un párrafo en el que retrata y alerta de procederes como el suyo:

En nuestro anterior informe también advertíamos de que al mismo tiempo que la inmigración es uno de los sectores de la población que padece más los efectos de la crisis económica, también se ve castigada por el auge de los estereotipos xenófobos que siempre se revitalizan en tiempos de crisis. Las encuestas de opinión publicadas a principios de 2010 han confirmado nuestros temores y han mostrado un preocupante empeoramiento de las opiniones y actitudes de la población autóctona hacia la inmigración. No es este un tema que tratemos en este informe, pero no queríamos dejar de señalarlo al menos en esta introducción.

O igual resulta que sí que lo ha leído, y precisamente por eso ha decidido fijar su mirada en el caladero xenófobo de votos sobre el que el párrafo alerta. Todo un ejemplo de lo que no debe hacer un alcalde, y todo un reflejo de la calaña de Maroto. A ello todavía hay que añadir que no pocos empresarios (habitualmente votantes conservadores) mantienen también posturas xenófobas y racistas que se acrecientan en periodos de “crisis económica”. Eso es lo que demuestran datos como éstos del Observatorio de las Ocupaciones Mercado de Trabajo de los Extranjeros 2011 Dirección Provincial de Araba/Álava:
En 2011 la dos nacionalidades con mayor número de parados en Araba era la marroquí /1.476 parados con un incremento del 22,90% con respecto a 2010 y la argelina con 692 parados y un incremento del 21,19% con respecto a 2010. Sólo los marroquíes suponían ya en 2011 el 28,84% de los parados extranjeros. Por el contrario en 2011 el número de trabajadores portugueses en paro había descendido un 18,52%

Esa xenofobia es evidente porque llama la atención en la ausencia de personas con “rasgos extranjeros” en. buena parte de grandes comercios y tiendas de moda, algunas de las cuales, además de no contratarles aquí, les esquilman en sus países de origen, como ha denunciado la ONG Setem en un estudio realizado para la campaña “Ropa Limpia”, y en el que, entre otros casos se señala:

Inditex ‘made in Marruecos’: 65 horas de costura a la semana por 178 euros al mes
Una investigación afirma que se vulneran los derechos laborales en Tánger El 40% de las costureras de Zara no cobran para cubrir necesidades básicas El estudio revela que el gigante incumple sus propios códigos de conducta La situación se repite en Mango, El Corte Inglés, Cortefiel y otras firmas Según la ONG Setem se falsean las auditorías escondiendo a menores en cajas http://www.elmundo.es/elmundo/2012/01/14/galicia/1326541713.html (El Mundo 14-01-2012)

Maroto, que tan observador de lo que pasa en su ciudad dice ser, se podía haber preguntado sobre la relación entre el final de la burbuja inmobiliaria (que tanto ha enriquecido a unos pocos y tantos “beneficios” ha supuesto para grandes partidos políticos como el suyo) y los efectos en el paro en el ramo de la construcción, relacionándolo con ese aumento escandaloso entre la población magrebí. Y si él no se ha fijado, podía haber leído los informes de quienes han estudiado la cuestión. Por ejemplo, el propio informe municipal “Economía y Mercado de Trabajo. VitoriaGasteiz 2012”3[3], y en el que entre otras cosas se dice:
[En 2012] La mayor parte de los indicadores relativos al sector alavés de la construcción presentan mínimos históricos, con los peores resultados desde el inicio de la crisis. En el último ejercicio se han destruido cerca de 1.500 empleos, un 16,3% del total, siendo también el descenso relativo más acusado desde 2007. En estos cinco años el número de afiliaciones ha bajado en 4.458 lo que equivale a la pérdida del 33% del empleo de 2007. La repercusión de la crisis en el sector construcción ha tenido como reflejo el que se haya pasado de 6.027 contratados extranjeros en el sector en 2007 a 2.685 en 2011, lo que supone una pérdida de más de la mitad de los contratos. Y ante todo ello, el citado trabajo municipal sobre la Economía y el Mercado de Trabajo en 2012, advertía:
La privación de empleo en los colectivos más vulnerables –fundamentalmente hombres con baja cualificación provenientes de sectores en declive como construcción y ciertas manufacturas- puede convertirse en un fenómeno grave y difícilmente reversible si no se toman medidas para la recualificación de ese tipo de trabajadores/as o de reconversión/reactivación de esos sectores agotados. Pero, además, hay un riesgo elevado de que la privación de empleo –que hasta ahora se ha cebado en los colectivos más vulnerables y laboralmente precarios- se extienda en mayor medida al empleo fijo del sector privado y al empleo público, ámbitos en los que la destrucción de empleo ha sido hasta ahora moderada.
Puede que Maroto, aunque sean informes municipales, no lea documentos “tan especializados”, pero algo muy similar le señalan también desde su grupo de comunicación de referencia:
La tasa de paro de los inmigrantes triplica la de los autóctonos en Euskadi
Euskadi fue durante el comienzo de la crisis económica un destino atractivo para los trabajadores inmigrantes. No solo la tasa de paro era mucho menor que en el resto de España y, por tanto, encontrar un empleo era aún un objetivo posible, sino que los salarios más elevados que la media estatal otorgaban, y siguen haciéndolo, un atractivo muy difícil de ignorar. Pero la duración y profundidad de la recesión, junto con las características específicas del mercado laboral vasco, que requiere trabajadores de una cualificación en general más elevada que en otras comunidades, ha convertido la búsqueda de una ocupación para este colectivo de trabajadores en un sueño muy difícil de lograr. Las cifras de la Encuesta de población Activa (EPA) del segundo trimestre del año publicadas recientemente dejan poco lugar a dudas sobre la durísima situación que vive este segmento de población en la Comunidad Autónoma Vasca, cuya utilización de las ayudas sociales ha sido objeto de polémica en los últimos meses. La tasa de paro de los trabajadores extranjeros es del 40% (39,97%), un nivel que prácticamente triplica la de los nacionales que viven en Euskadi, que es del 14,48%. De esta forma se produce el raro contraste de que la segunda comunidad autónoma con un tasa de paro más baja -16,13%, solo por detrás de Navarra- tenga una de las más elevadas en el caso de los inmigrantes, solo precedida de Navarra y de Castilla-La Mancha, conporcentajes de desempleo parecidos en este segmento de trabajadores. (…) Los cálculos del INE revelan también que existen dos colectivos netamente diferenciados entre los inmigrantes a la hora de encontrar una ocupación. Los que proceden de la Unión Europea y los que llegan del resto de países. Los primeros tienen todas las de ganar en un momento de severas restricciones en los permisos de trabajo a la población foránea, porque al pertenecer a la Unión pueden ser contratados libremente en cualquier país comunitario sin necesidad de autorización. Así, en el último año han crecido desde 9.200 a 12.000 en el País Vasco, cuando los procedentes de otras zonas geográficas han bajado con mucha fuerza: en 15.500, de 43.900 a 28.400, nada menos. Esto supone un porcentaje de caída del 35%.
http://www.diariovasco.com/economia/trabajo/201408/19/tasa-paroinmigrantes-triplica-20140819000524-v.html (Diario Vasco 19-08-2014)

Si todo lo visto no fuera suficiente, si Maroto no tuviera prejuicios e intereses xenófoboelectorales, habría convocado una rueda de prensa para pedir públicamente perdón al vecindario magrebí al que ha acusado de venir a vivir de las ayudas sin voluntad de trabajar tan pronto como hubiera conocido la respuesta parlamentaria dada a su compañera de partido Laura Garrido y en la que se deja bien claro que desde enero de 2012 ha habido 1.823 marroquíes y 516 argelinos que habiendo empezando a cobrar RGI, posteriormente han firmado algún contrato de trabajo (1.252 marroquíes y 391 argelinos seguían de alta en la SS en octubre de 2014), y que de entre las personas de origen extranjero en esta situación, la población que en mayor número se ha puesto a trabajar ha sido principalmente la marroquí, y la argelina la octava, de un total de 110 nacionalidades presentes en la CAPV.

Pero a Maroto sus prejuicios no le permiten reconocer sus errores y su soberbia le impide pedir perdón a la población que tanto ha denigrado, insultado y vilipendiado. Así es el que se llama alcalde las y los gasteiztarras.

 

3.-Porque en su cruzada xenófobo-electoralista llega hasta ocultar la verdad al fiscal jefe sobre los datos del denominado “efecto llamada”

 

Cuando alguien se lanza en picado a la conquista de un caladero electoral xenófobo, tiene que alimentar ese caladero con datos que se le sean propicios… aunque los datos sean falsos o tramposos. Y lo que es más grave, aunque esos datos falsos o tramposos se le presenten incluso al Fiscal Superior del País Vasco. A eso ha llegado Maroto en su desesperación. Así, en un escrito remitido por Maroto a Calparsoro con antelación a su citación a declarar ante el Fiscal Superior del País Vasco, se decía
El 62% de las 3.786 personas de nacionalidad marroquí empadronadas en Vitoria llegó antes de 2010. Sin embargo, pese a ello, y “a diferencia de otras nacionalidades”, en 2013 han aumentado los altas en el padrón de marroquíes tanto procedentes del extranjero como de otro municipio del Estado. También han aumentado las altas de argelinos el año pasado, mientras que el 61,6% de las 1.915 personas procedentes de Argelia empadronadas en la capital alavesa llegó antes del 2010.

¿Por qué decimos que los datos son falsos o tramposos? Porque es así. Para medir el denominado “efecto llamada” no hay que mirar sólo las altas en el padrón, sino las altas y bajas. Esto es, no sólo hay que tener en cuenta la gente que viene, sino también la que se va. Lo que sucede es que ese dato le desmonta el argumento del “efecto llamada” a Maroto, pues se ve que se va más gente de la que viene, justo lo contrario de lo que él pretende argumentar.
Así, tanto los anuarios municipales en su apartado de “Población. Indicadores demográficos”[4] como el informe municipal denominado “Población de Vitoria-Gasteiz 1 de enero 2014 y movimientos demográficos 2013” (página 12)[5] lo que nos dicen es que el total de población vitoriana de nacionalidad marroquí viene descendiendo en los últimos años pasando de 4.165 personas en 2012 a 3.830 en 2013 y 3.786 en enero de 2014. Similar sucede con el vecindario de nacionalidad argelina, que pasa de las 2.338 personas en 2012 a las 2.076 en 2013 y las 1.915 en 2014.

Maroto en su escrito al fiscal ponía el acento en que:
se ha detectado “un efecto llamada”, sobre todo, entre septiembre de 2013 y febrero de 2014. En este sentido, subraya que, en esos seis meses, fueron atendidas, por primera vez, 1.358 nuevas unidades convivenciales. El 55,7% corresponden a personas de nacionalidad española y el 44,3% de nacionalidad extranjera, sobre todo, de Marruecos y Nigeria.
http://www.elcorreo.com/alava/sociedad/201411/12/maroto-dice-fiscal-quiso-20141112122910.html (El Correo 12-11 -2014)

No conocemos los datos de Maroto, pues no se han hecho públicos (¿por qué será?), pero sí tenemos los datos de población del INE, y aunque no sea posible una consulta tan concreta, sí que podemos ver qué variación de población extranjera ha habido en Araba desde el 1 de julio de 2013 al 1 de enero de 2014, lo cual se acerca bastante a lo planteado por Maroto. Pues bien, los datos sobre población residente por lugar de nacimiento (para que Maroto no pueda decir que lo que sucede es que se han nacionalizado muchos magrebíes en los últimos meses y no los tenemos en cuenta), dicen justo lo contrario de lo que dice Maroto. Aunque la desagregación que nos ofrece el INE es casi de criterio continental, los datos son tan claros que nos sirven. El número de africanos no sólo no aumenta sino que disminuye (de 8.410 a 8.221), mientras que sí que aumentan el número de españoles, europeos de fuera de la UE, Americanos del Norte, Centroamericanos y caribeños y nacidos en Oceanía. Los datos que sí puede conocer Maroto (pero prefiere ignorar) son los que le ofrece tanto la Seguridad Social como la Delegación del Gobierno y que, en lugar de “efecto llamada” hablan de “efecto retorno”
¿Por qué hay menos trabajadores extranjeros en Euskadi mientras crece la ocupación entre los autóctonos? La razón fundamental estriba en que este colectivo ha tenido una notable presencia en el sector de la construcción, que sigue sin levantar cabeza, y encuentra serias dificultades para entrar en la industria, una de las actividades con más pujanza en el País Vasco.
Sus problemas para acceder al mercado laboral, a pesar de la mejora en la coyuntura económica, “frenan también la llegada” de nuevas remesas de extranjeros, explican portavoces autorizados de la Delegación del Gobierno. “A todo ello se une el retorno de muchos inmigrantes a sus lugares de origen y el desplazamiento a otros países en busca de trabajo”, añaden.
http://www.elcorreo.com/alava/sociedad/201412/01/euskadi-pierde-casitrabajadores-20141128222021.html (El Correo 01 -12-2014)

Lo que deja claro, se ponga como se ponga Maroto, y le cuente lo que le cuente al Fiscal Superior del País Vasco, que no existe tal efecto llamada.

4.-No hay “efecto llamada”, sino un panorama socioeconómico en Araba para salir corriendo; ¿habrá que llamarlo “efecto huída”?

 

Pero es que además, hay otra cuestión importantísima a la que el electoralismo y los prejuicios de Maroto rehúyen contestar por el bochorno y contradicciones que les genera ¿cómo va a haber efecto llamada a una ciudad –Gasteiz- y un herrialde –Araba- cuya situación económica y social empeora con respecto a las de alrededor? Eso y no otra cosa es lo que señala la última “Encuesta de Necesidades Sociales 2014Módulos EPDS-Pobreza”[6]:
El deterioro de los indicadores sociales en Álava
(…) La evolución más negativa corresponde a Álava, territorio donde la pobreza real aumenta de un 4,1% en 2008 a un 5,6% en 2012 y un 8,2% en 2014, con una significativa aceleración del incremento entre 2012 y 2014. El resultado de este proceso, marcado entre 2012 y 2014 por incrementos muy reducidos de la pobreza en Bizkaia y Gipuzkoa pero destacados en Álava, es que este último territorio pasa a convertirse en 2014 en el de mayor impacto del fenómeno: 8,2% frente a 6,4% en Bizkaia, el territorio históricamente más afectado, y 4,2% en Gipuzkoa. Las diferencias observadas en la dinámica de la pobreza real tienen el mismo sentido en lo relativo a la tasa de ausencia de bienestar real. Ésta aumenta en Álava de 6,5% en 2008 a 9,7% en 2012 y 15,3% en 2014. En Bizkaia, el incremento es también una realidad pero resulta más moderado, pasando de 10,1% en 2008 a 11,3% en 2012 y 12,8% en 2014. Después de aumentar de forma significativa en Gipuzkoa entre 2008 y 2012, de 5,7 a 8,2%, la tasa se reduce al 7,7% en 2014 en este territorio. El resultado es que, como sucedía con la pobreza, la tasa más elevada de ausencia de bienestar vuelve a corresponder a Álava en 2014.

El análisis de los datos comarcales revela el importante deterioro de la situación en la comarca de Gasteiz. Esta comarca supera a Bilbao y Margen Izquierda en el impacto de la pobreza real en 2014: 8,9% frente a 8,4% y 6,5%. Bilbao y Margen Izquierda superan, no obstante, a Gasteiz en la tasa de pobreza de acumulación, la que refleja en general el mayor nivel de gravedad en las realidades de pobreza, con cifras del 3,5% que superan claramente el 1,3% de Gasteiz, un nivel situado además por debajo del 2% medio de la CAE.

La evolución de la tasa de ausencia de bienestar real también pone de manifiesto el deterioro de la situación en la comarca de Gasteiz, pasando la tasa de 6,6% en 2008 a 10,8% en 2012 y 15,9% en 2014. Bilbao se sitúa en este mismo 15,9% en 2014 pero partiendo de un nivel de ausencia de bienestar cercano al 14% en 2008 y 2012.
Esa peor situación de Araba con respecto a la CAPV en los últimos años (coincidiendo con el gobierno PP en Ayuntamiento, Diputación y Gobierno Central… de lo que Maroto tampoco habla), es lo que señala el ya comentado informe municipal “Economía y Mercado de Trabajo. Vitoria-Gasteiz 2012

La economía alavesa, como veremos en los siguientes capítulos empeora los valores medios de la Comunidad Autónoma en buena parte de los indicadores
disponibles. El PIB alavés cayó un 1,9% y la cifra de empleo destruido alcanzó
cifras históricas.

Todos los sectores contribuyeron con mayor o menor intensidad al deterioro económico y de empleo que por el efecto acumulado desde el inicio de la crisis económica nos devuelve prácticamente a las posiciones de hace una década. El efecto que la privación de empleo está teniendo en las condiciones de vida de la población alavesa es un elemento gravemente preocupante tanto por el aumento de las situaciones de emergencia social en determinados segmentos como por ser, por sí mismo, un factor que dificulta la recuperación económica en la medida que debilita aún más la demanda local.

Igual que lo que indican los datos de la Seguridad Social:
La afiliación extranjera a la Seguridad Social en Euskadi cae un 3,49%
Mayor caída en Álava
Por territorios, la variación interanual más negativa se ha dado en Álava que con un total de 8.310 afiliados tuvo en julio una caída de un 10,64 %, lo que significa 990 cotizantes extranjeros menos.
Si se compara con los datos de junio, Álava fue el único territorio que tuvo un registro negativo ya que perdió 247 cotizantes (-2,89 %). Gipuzkoa aumentó en258 los afiliados (1,59 %) y Bizkaia en 17 (0,07 %).
http://www.elcorreo.com/alava/economia/201408/21/afiliacion-extranjeraseguridad-social-20140821110738.html (El Correo 21 -08-2014)

 

Y eso mismo es lo que denunciaban con contundencia hace unos meses buena parte de, precisamente, la plantilla de los Servicios Sociales del Ayuntamiento de VitoriaGasteiz:
– Buena parte del personal funcionario e interino de los servicios sociales del Ayuntamiento vitoriano entregaron ayer en las oficinas de atención ciudadana 180 firmas y un escrito en el que reclaman al departamento que dirige Ainhoa Domaica un cambio de rumbo, ya que a su juicio la ciudad se dirige hacia un modelo que sustituye la búsqueda de “convivencia, bienestar, cohesión social, participación democrática y calidad de vida” por “la beneficencia, la caridad y el asistencialismo”.
(…) Según los trabajadores, “en los últimos tres años en la ciudad hemos vivido un retroceso de las políticas públicas, en un contexto de progresivo desmantelamiento del Estado de Bienestar y de eliminación de derechos sociales, y en una regresión al sistema de beneficencia”. La plantilla denuncia que los rectores del departamento no consultan al personal técnico municipal “la modificación de criterios de prestaciones, la supresión de servicios o el diseño de programas”, y que “se producen continuos cambios en la aplicación de las pautas establecidas debido a la falta de previsión y de conocimiento de la intervención profesional”.
http://www.noticiasdealava.com/2014/05/24/araba/un-modelo-de-caridad-ybeneficiencia (DNA 24-05-2014)

Más claro, agua.

 

 

Algunas breves conclusiones

 

Cualquiera que dedicase un poco de esfuerzo a conocer la realidad sin dejarse guiar por las manipulaciones de Maroto, podrá encontrar mejores y más contundentes documentos y datos que desmonten sus falsedades y mentiras, pues como hemos visto, lejos de ser inteligentes y fundadas son burdas y muy amañadas. Eso sí, cuenta con una fabulosa capacidad de despliegue mediático que utiliza a favor de su figura política, de los intereses electorales de su partido y, lo que es peor, en agravio, detrimento y menoscabo de una parte de la población gasteiztarra, precisamente de esa que socialmente necesita más que otras el apoyo de las instituciones. Eso es un fraude político muy cercano a la malversación, pues para su protagonismo político y carrera electoral utiliza su condición de alcalde de Vitoria, sin la que los medios no le harían el mismo ni parecido caso. Pero más allá de esa cuestión, conviene recapitular para recordar que a lo largo de este escrito hemos visto la cara más dura y abominable de Maroto. Hemos comprobado cómo su campaña xenófobo-electoralista ha decidido desde el principio utilizar cual cerilla incendiaria -de la que luego desprenderse arrojándola al circo de los leones xenófobos vitorianos- a una parte de la población vitoriana más necesitada de apoyo institucional… pero que tiene en su contra un grave problema: no tiene derecho a voto en las próximas elecciones. Para poner en marcha y mantener esa campaña, hemos visto cómo Maroto ha sido capaz de ignorar los informes y opiniones técnicas municipales de quienes conocen la realidad. Retorcer y manipular datos hasta conseguir con ellos conclusiones falsas y mentirosas. Inventando una falsedad ha intentado encubrir la actual triste realidad de Gasteiz (y Araba), quien en lo social, laboral y económico es una ciudad en franco retroceso, más que el resto de las provincias vascas, por lo que es fácil deducir que ello hay que apuntarlo en el debe de sus dirigentes, Maroto y De Andrés, precisamente los impulsores de esta obscena campaña. Visto que el alcalde tiene tan poca ética como escrúpulos, tampoco sería de extrañar que a última hora ensayara un acto repleto de “lágrimas del cocodrilo”. Sabemos que en agosto ya quiso ir a tomar té (con la prensa de acompañante) a una mezquita, y la digna respuesta que recibió de la población magrebí afectada: encantados… en cuenta pida perdón públicamente. 25 2 5 Desde entonces Maroto ha seguido haciendo más y más daño a la población vitoriana de origen magrebí (y al resto de vecindario gasteiztarra sensible y solidario ante las agresiones contra el prójimo, más aún cuando vienen de la mano de un poder institucional). Por eso es imprescindible que Maroto pida perdón públicamente, pues es lo único que permitirá cerrar del todo algunas de las heridas por él
causadas, y demostrará que tanto él como otros que puedan venir con semejantes intenciones de utilización rastrera de la xenofobia o el racismo, han aprendido que esas indignidades no se admiten por la mayoría de la población vitoriana. Y a quien las comete se le hace pagar políticamente. Está en juego ni más ni menos que la dignidad de la ciudad, esa dignidad y ciudad que Maroto ha manchado con sus declaraciones. Hagámosle frente haciéndonos oir y notar nuesta presencia cada cual desde su ámbito y todas a una desde Gora Gasteiz!

[1] http://www.sepe.es/indiceObservatorio/buscar.do?indice=2&tipo=2&periodo=anual&ambito=Provincial
&provincia=01&tema=04&idioma=es

[2] http://extranjeros.empleo.gob.es/es/ObservatorioPermanenteInmigracion/Publicaciones/contenido_0004.
html

[3] http://www.vitoriagasteiz.org/we001/was/we001Action.do?idioma=es&accionWe001=adjunto&nombre=51412.pdf

[4] Para 20013 http://www.vitoria-gasteiz.org/wb021/http/contenidosEstaticos/adjuntos/es/30/73/53073.pdf

Para 2012 http://www.vitoria-gasteiz.org/wb021/http/contenidosEstaticos/adjuntos/es/89/90/48990.pdf (Enlace actualizado porque el antiguo fallaba debido a la restructuración de la página del ayuntamiento. Si vuelve a fallar buscando en google el nombre del pdf y “gasteiz” debería bastar para reencontrarlo)

[5]
https://www.vitoria-gasteiz.org/wb021/http/contenidosEstaticos/adjuntos/es/29/47/52947.pdf

– Población de Vitoria-Gasteiz 1 de enero 2014 y movimientos demográficos 2013 (Enlace actualizado porque el antiguo fallaba debido a la restructuración de la página del ayuntamiento. Si vuelve a fallar buscando en google el nombre del pdf y “gasteiz” debería bastar para reencontrarlo)

[6] http://www.gizartelan.ejgv.euskadi.net/informe_estudio/-informe-de-sintesis-del-modulo-epds-pobrezade-la-encuesta-de-necesidades-sociales-2014/r45-docuinfo/es/

Anuncios